27 diciembre, 2010

Alemania, el motor de Europa.

Publicado en:
• Centro de Estudios Internacionales para el Desarrollo (CEID), 2 octubre 2010. Buenos Aires, Argentina.

• Informe Industrial. 9 octubre 2010. Buenos Aires, Argentina.
• Prensa Económica. No. 301, pag 126 y 127. Noviembre 2010. Buenos Aires, Argentina.

Alemania, enfrenta un nuevo desafío para superar la crisis con el aval de estar aun involucrada exitosamente en el costoso proceso de la reciente reunificación. Cuenta con una mano de obra disciplinada y altamente calificada además de la sensatez del consumidor europeo. Se encuentra a la cabeza en un ranking de calidad de vida, con fuertes ajustes en su presupuesto pero manteniendo el nivel de gastos e inversiones en ciencia, tecnología y educación como la mejor apuesta al futuro.
La primera impresión general recibida al llegar a Europa es que la Unión Europea (UE) parece estar tomando aliento para retornar al camino de una leve recuperación. A pesar de estos cautos adjetivos, lo que se trata de transmitir es que la economía no esta detenida ni estancada sino en un proceso de adecuación o, al menos, recobrando el aliento después de la crisis desatada con el desmesurado crecimiento de la deuda publica de Grecia y de Portugal, Irlanda y España –los denominados PIGS-. La producción industrial en Francia mejoró apenas 0,9% en agosto pasado respecto del mes anterior, el 0,1% en Italia y se mantuvo estable en Alemania y en la zona del euro, mientras en España caía el 0,3%, el 1,2% en Portugal y el 2,5% en Grecia.


Así como el mundo observa con atención la evolución de China, Corea, Japón y los países del Asia-Pacifico para atenuar la crisis mundial, así los países de la Unión Europea sigue de cerca el comportamiento de la economía alemana.

El mejor sostén y el mayor impulso de la economía alemana vienen dado por la industria, especialmente la de productos químicos, maquinarias, maquinas herramientas y equipos industriales además de la reconocida industria automotriz y, fundamentalmente, una mano de obra disciplinada y altamente especializada. No debe olvidarse que la economía alemana contribuye con el 30% del PBI de la zona del euro.

En este contexto merece destacarse que la economía alemana, a diferencia de otros países de la zona del euro como España e Irlanda, ya parece haber superado el impacto negativo causado por la caída de la actividad en el sector de la construcción. Asimismo, Alemania ha tenido que reducir el gasto del sector público en menor proporción que otros países europeos y su déficit del presupuesto estará cerca del 4% del PBI para el año 2010. Al respecto, el martes 14 de septiembre, el ministro de Finanzas, Wolfgang Schauble sometió a la aprobación del parlamento el presupuesto del gobierno alemán para el año 2011 con un ajuste de más de 14 mil millones de dólares, la primera etapa de un ahorro de 100 mil millones de dólares, en un plan de cuatro años.

Pero un detalle importante: los ajustes presupuestarios se realizan en todos los sectores del gasto público con la sola excepción de los destinados al desarrollo de las ciencias, la tecnología y la educación.


Andrea Sama

Para enfrentar esos ajustes la generalidad de la población de Alemania y muchos países de Europa cuentan con una arraigada conducta de cauta y mesurada en sus gastos, con hábitos de consumo que alcanzan a cubrir sus necesidades sin ostentación. En opinión de Andrea Sama, un profesional diplomático de la embajada de Italia en Berlín, “estas características son tomadas como virtudes por la población europea” en contraposición con el elevado consumismo de la media estadounidense. En otras palabras, el europeo compra aquello que necesita y no lo que esta en oferta.

También debe destacarse que, a diferencia de lo que ocurre en la economía estadounidense, la política alemana enfatiza la importancia de mantener a los obreros en sus empleos con salarios adecuados, lo cual los torna en consumidores más estables que sustentan la demanda agregada y el crecimiento económico con menos altibajos.

Pero por encima de las coyunturas actuales, las adecuaciones a que deberán ajustarse las estructuras económicas para superar la crisis de la deuda pública, los europeos continúan desarrollando sus planes de largo plazo y preparándose para el futuro con proyectos basados en una economía competitiva y sustentable y en inversiones en ciencia, tecnología y educación.

Mucho se ha dicho y comentado sobre la decadencia de Europa pero lo cierto que el viejo continente tiene abundantes experiencias de superar turbulencias y salir renovado social y culturalmente.

Dentro de un contexto global, resulta interesante difundir algunas de las conclusiones a las que llegaron los análisis publicados en el semanario estadounidense Newsweek en su edición del 23 de agosto pasado respecto a los mejores países del mundo en un conjunto de consideraciones. Teniendo en cuenta el ranking general, Alemania ocupa el lugar numero 12, pero se encuentra a la cabeza en cuanto a calidad de vida. En primer término se ubica Finlandia, seguido de Suiza, Suecia, Australia, Luxemburgo… Chile en el 30, Costa Rica en el 35, Perú en el 42, Uruguay en el 44, México en el 45, Argentina esta situada en el puesto numero 46, Brasil en el 48… Nigeria en el 99. A.

Berlín, Alemania. Virginia, Estados Unidos. Octubre 2010.

 

Unirse a la conversación! 2 Comentarios

  1. Verificando los comentarios, por Juan Carlos Narvaez

    Responder
  2. Interessante visión, dado el momento en el que se llevó a cabo, donde el principal punto de referencia es el fenómeno de la generación del nuevo concepto de Comunidad, que en el caso de la Comunidad Europea se ha convertido, a pesar de la crisis por la que atraviesa, en la primera economía del mundo, superando a la clásica Estados Unidos.

    Responder

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Categoria

Sin categoría

Tags

, , ,