A ambos lados del Atlántico

NigeriaLas de este periodo son mayormente notas publicadas desde África, con el seudónimo de Michael Ross, para el diario El Cronista Comercial, de Buenos Aires, Argentina.

El seudónimo tenía una motivación. Por aquella época regia una disposición en la Cancillería Argentina que debían seguir los funcionarios diplomáticos que quisieran publicar sus notas. Para lograrlo había que presentar el escrito a las autoridades del Ministerio para que fuera aprobado y luego quedaba liberado para su difusión. Una medida muy apropiada para que las opiniones personales no interfirieran con los intereses nacionales del país. Sin embargo, en este caso, los artículos publicados poco tenían de interferencia con la política exterior argentina en África, si es que la había.

Este conjunto de notas tienen un valor muy particular. La permanencia en Lagos, Nigeria, duró 525 días (¡y sus respectivas noches!) y las experiencias soportadas fueron un verdadero curso de supervivencia urbana y profesional. No es el momento de abundar en esos relatos. La mente humana tiene la capacidad de pasar un paño de olvido sobre esos malos recuerdos y solo rescatar los buenos… ¡que también fueron muchos!

Por inquietudes personales exclusivamente, porque parte importante de aquella difícil estadía era no contar con una política económica exterior a desarrollar en esa región del mundo, me propuse el plan de visitar una semana al mes, a cada uno de los doce países de mi jurisdicción. No creo que esta iniciativa haya tenido antecedentes ni tampoco seguidores. Fue así como tuve la oportunidad de conocer Luanda (Angola), Cotonou (Benín), Abidjan (Cote d’Ivoire), Accra (Ghana), Monrovia (Liberia), Dakar (Senegal), Freetown (Sierra Leona), Lome (Togo), y, solo por motivos turísticos Nairobi, (Kenia).

Acostumbro a decir que “escribir me salvo la vida” y esta situación fue un ejemplo. Mientras varios de mis colegas se debatían en el tedio, la frustración y la desesperación por el lento transcurso de cada minuto y cada una de las 24 horas del día, mi mesa de trabajo estaba ocupada por recortes de diarios, documentos varios, libros de consulta y, máquina de escribir eléctrica mediante, le daba sentido a mi estadía en el trópico hostil.

A continuación de mi experiencia en África siguieron siete años de interesantes y ricas vivencias en Brasilia DF, Brasil, con viajes de promoción comercial de productos argentinos en más de 16 de los 24 estados brasileños, también por generación espontánea. Sin embargo, no hubo una fuerte motivación por escribir y si por vivir. ¡Brasil fue cautivante!

Temas

Poco y nada se escribía en los periódicos de la época sobre el continente africano, el desarrollo de su economía y las perspectivas de comercio. A más de 50 años, las palabras con que el legendario senegalés Leopold Sedar Senghor (1906-2001) sin­tetizó la homogeneidad y el drama de un continente de 360 millones de habitantes sigue estando vigente “En África no hay fronteras, ni siquiera entre la vida y la muerte”. África continúa condenada al hambre. También los comentarios de Pierre Bertaux (1907-1986) siguen estando vigentes: “Tierra poco agradecida, clima penoso: en África la lucha por la vida es encarnizada. La existencia de las plantas, de los animales y de los seres humanos están aquí perpetuamente amenazada. El insecto es más peligroso que la fiera y el microbio más que el insecto”.  Poco y nada ha cambiado y las notas reflejaron esa realidad.

Mientras tanto Brasil avanzó, con tropiezos pero continuadamente, en la conquista de los mercados africanos, e incremento sus inversiones y su intercambio comercial y cultural. Así quedaron plasmadas las opiniones en varias notas. A diferencia de la política colonial europea de los siglos XVIII, XIX y XX, Brasil se muestra como un aliado de la región africana en el hemisferio sur, que además de beneficiarse con sus industrias promueve el desarrollo de programas sociales en aquel continente. Además, el creciente peso geopolítico mundial del país latinoamericano se afirma con su influencia fuera de su  propia región.

A pesar de lo expuesto, varias notas transmiten algún grado de optimismo en el resultado de políticas económicas de desarrollo. Fueron más bien expresiones de deseo, apuestas a una actitud positiva frente a una realidad adversa inexorable.

1980 Títulos Temas
08 julio Crece el déficit alimentario en África África, alimentos, comercio mundial,
14 julio Prioridad para acuerdos regionales en África África, Organización de la Unión Africana, materias primas,
12 agosto Activan la producción agrícola en Nigeria África, Nigeria, agricultura,
19 agosto Pequeños países convertidos en nuevas potencia energética África, energía nuclear, uranio,
14 octubre Profundos cambios se registran en la estructura pesquera mundial África, industria pesquera,
28 noviembre Las relaciones económica entre Francia y Senegal África, Senegal, Francia, intercambio comercial,
26 diciembre El “dash” es insustituible en África África, corrupción,
1981 Títulos Temas
02 enero La situación en el continente africano África, subdesarrollo,
24 febrero África busca nuevos socios comerciales África, monopolios estatales, joint ventures,
06 abril Una nueva etapa en las relaciones con Nigeria África, Argentina, Nigeria, intercambio comercial,
05 mayo Los limites reales de la “Revolución verde”. África, agricultura,
21 mayo El comercio del Tercer Mundo en dialogo Sur-Sur. (I parte) África, comercio mundial, intercambio comercial,
26 mayo El comercio del Tercer Mundo en dialogo Sur-Sur. (II parte) África, comercio mundial, intercambio comercial,
01 junio  El comercio del Tercer Mundo en dialogo Sur-Sur. (III parte) África, comercio mundial, intercambio comercial,
08 junio El comercio del Tercer Mundo en dialogo Sur-Sur. (IV parte) África, comercio mundial, intercambio comercial,