Publicado en:
– Informe Industrial. Newsletter. 24 abril 2008. Buenos Aires, Argentina.
 

Argentina exportó a Corea más de 730 millones de dólares mientras que, en sentido inverso, Corea colocó en nuestro país productos por casi 500 millones de dólares. De esta forma en 2007 el saldo comercial fue positivo para Argentina y trepó un 10% los guarismos del año anterior.

El aumento se debió, en especial, a la mayor demanda de materias primas y a los elevados precios del mercado internacional. Los principales rubros exportados fueron los productos pesqueros (raya congelada), cereales (maíz), grasas y aceites vegetales (del complejo soja), animales, minerales metalíferos, y en menor medida, pieles y cueros, confecciones de peletería, maderas y manufacturas de fundición, tubos de acero inoxidable y tubos de acero para oleoductos. Corea, por su parte, amplió sus ventas a Argentina de politereftalato de etileno, aparatos receptores de TV, dispositivos de cristales líquidos, tubos catódicos para receptores de TV, unidades de memoria y vehículos para el transporte de mercancías de bajo tonelaje. En este ejercicio incorporó la exportación de automóviles, entre otros productos. Las mayores ventas argentinas a aquel mercado continúan siendo materias primas -mineral de cobre, soja, maíz y cueros bovinos curtidos que representan el 85% del total.

En el caso de Corea la diversificación es mayor, los primeros cinco productos llegan al 26% de las exportaciones totales y sólo con los 30 primeros se alcanza el 62%.

Es interesante agregar que en el Seminario de Negocios con América Latina organizado por la Hankuk University of Foreign Studies estudiantes y graduados realizaron, a quienes fuimos disertantes, preguntas muy puntuales sobre las condiciones de estabilidad, confiabilidad y previsibilidad de la Argentina. Las cuestiones planteadas fueron difíciles de soslayar porque se trataba de jóvenes profesionales especializados en una determinada región del mundo cuya evolución siguen muy de cerca por los medios y por Internet.

Las preguntas versaron sobre la confiabilidad de los índices de inflación y, entre otras, el cumplimiento de los compromisos de exportación de los productos primarios Estos interrogantes se mantuvieron cuando se realizaron reuniones con empresarios, especialmente en el marco de una degustación de vinos organizada junto a nuestra empresa coreana asociada a dos bodegas mendocinas de excelente producción. En este caso se trató de hombres y mujeres de negocios que tenían muy fresca en la memoria las noticias y las imágenes de diciembre de 2001 y el cambio de cuatro presidentes en una semana. Fue entonces cuando los sondeos sobre las condiciones de estabilidad, confiabilidad y previsibilidad de la actual situación política argentina se volvieron más comprometedores y apuntaron contra las posibilidades de abrir nuevos mercados para los productos argentinos y/o ampliar los existentes.

Como la actualidad argentina resulta incomprensible a la mente de ciudadanos acostumbrados a la estabilidad y el orden, los importadores y operadores comerciales coreanos mantienen reserva y demoran sus decisiones. A.

Seúl, Corea. Abril 2008.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Categoria

Sin categoría

Tags

, ,