imagesq3b01x28

Hagamos que la verdad prevalezca sobre la ideología para cerrar los debates de lo que puede ser un trágico desencuentro en la historia de los argentinos.

El 15 de diciembre se cumplen 33 años de la firma y creación en 1983 de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP), en Argentina. Son múltiples los valores de los trabajos de esa Comisión, pero sin duda que el primero es su propia creación por Decreto 187/83 del presidente Raúl Alfonsín, a solo cinco días de asumir el mandato del primer gobierno democrático posterior al autoritario régimen militar de 1976. El 20 de septiembre de 1984 Ernesto Sábato presentaba las conclusiones de la prestigiosa Comisión con una cifra escalofriante: ¡nada menos que 8.961 desaparecidos!

Un par de décadas después se oficializó un relato distorsionado que elevaba esa cifra a 30.000 con el propósito de poder apelar a la figura del genocidio.

Con eso se creó un fraude ideológico 30.000 desaparecidos se constituyó en el símbolo emblemático de la mentira, de un relato viciado por la política y la ideología donde la víctima fue la verdad.
Un solo desaparecido constituye una tragedia y no es necesario multiplicar eso por ocho mil para magnificarlo. Pero si lo fueron 30.000, cifra lo suficientemente impactante para atraer la atención internacional y catalogar el horror como genocidio, convertir la ficción en versión oficial e instaurar un fabuloso fraude económico, el negocio de los derechos humanos, con una estafa calculada en (José D’Angelo, Mentirás tus muertos) 1800 millones de dólares que significó la reparación histórica a las supuestas víctimas. Una verdadera industria de la indemnización.

Quedan ocultas, y maliciosamente ignoradas, las 1053 personas que murieron antes del golpe de Estado, en democracia. Para ellos y sus verdugos no hubo ni justicia, ni mucho menos compensaciones compensaciones para las víctimas.

Nómina de la CONADEP: Ernesto Sábato (escritor, presidente), Ricardo Colombres (jurista, ex Ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación), René Favaloro (eminente cardiocirujano), Hilario Fernández Long (ingeniero, Rector de la Universidad de Buenos Aires), Carlos Gattinoni (obispo metodista), Gregorio Klimovsky (filósofo, profesor universitario), Marshall Meyer (rabino), Jaime de Nevares (obispo católico), Eduardo Rabossi (filósofo, jurista), Magdalena Ruiz Guiñazú (periodista), Santiago López (diputado), Hugo Puccill (diputado), Horacio Huarte (diputado), Graciela Fernández Meijide, Daniel Salvador, Raúl Aragón, Alberto Mansur y Leopoldo Silgueira. A.

Buenos Aires, Argentina, Diciembre 2016.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Categoria

América Latina, Argentina, Política

Tags