Publicado en:

Prensa Económica. No. 310. Pag. 136, 137 y 138. Agosto 2012. Buenos Aires, Argentina.

Los recientes escándalos financieros relacionados con las pérdidas del banco JP Morgan Chase por una parte y la manipulación especulativa del LIBOR por otro, son ejemplos de que no se ha aprendido la lección de la grave crisis desencadenada a partir del año 2007 en el sector inmobiliario. Al igual que aquella, impactará en la economía mundial con consecuencias muy graves. El ejemplo de Baltimore, Maryland.

Esto nos recuerda una cita de Albert Einstein cuando decía “si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. Pero los humanos somos tales y por lo tanto parece persistir la misma práctica. Salvo que derivado de estos “errores”, el sector financiero se beneficia fraudulentamente, se exacerba la crisis financiera, se produce una pérdida de confianza por parte de los inversores, se acentúa la desaceleración de la economía real, se generaliza el descontento popular, se potencializan las manifestaciones por justos reclamos sociales y en definitiva, y lo que es más importante, se pone en peligro el sistema democrático de gobierno.

Pérdidas por parte del JPMorgan Chase.
En el mes de mayo último, se dio a conocer que la sucursal del banco JPMorgan Chase de Londres había  realizado operaciones bursátiles que causaron pérdidas por 2.000 millones de dólares, mediante el uso de instrumentos financieros conocidos como derivados, que tanto daño causaron en la crisis financiera del año 2008.  Pero ahí no terminó todo, pues  a medida que el mismo banco comenzó a investigar más a fondo lo que había ocurrido, se descubrió que las pérdidas, causadas por un grupo de sus operadores, eran mucho mayores. No sólo eso. Hacia mediados de julio, el gerente financiero del banco anunció que las perdidas causadas por estas transacciones bursátiles especulativas, acumuladas desde comienzos de 2012, sumaban ya 5.800 millones de dólares y que, en el peor de los casos, todavía podrían aumentar unos 1.700 millones de dólares más. Esto ha sido un golpe muy duro para el banco que capeó muy bien la crisis financiera iniciada en 2008, logrando generar utilidades en los años subsiguientes. El presidente del banco ha informado que se han tomado medidas para garantizar que algo semejante a este escándalo no vuelva a repetirse.
Libor.
A fines de junio comenzó a filtrarse información a la prensa que las autoridades que supervisan a entidades financieras en Gran Bretaña y también en Estados Unidos estaban investigando una serie de irregularidades relacionadas con el London Interbank Offered Rate (LIBOR), la tasa de interés promedio estimada por los principales bancos en Londres de cuanto tendrían que pagar por préstamos que soliciten a otros bancos. Las tasas se calculan para 10 diferentes monedas y por 15 plazos diferentes, desde un día a 12 meses. Esta tasa de interés la fija diariamente la Asociación de Bancos de Gran Bretaña.

El principal banco bajo la lupa ha sido el Barclays, una institución centenaria, porque sus operadores de valores influyeron en las decisiones del panel de expertos del mismo banco que son responsables del manejo de la caja. Son estos últimos los que deben informar diariamente a la Asociación de Bancos de Gran Bretaña, cuáles son sus estimaciones sobre los intereses que el banco Barclays debiera pagar por pedir prestado a otros bancos. Esas estimaciones no fueron imparciales sino que se declararon valores que les favorecía en sus transacciones financieras y les permitía obtener ganancias de una manera especulativa.

El LIBOR es un índice importantísimo porque es el interés que se toma como referencia para negociar infinidad de instrumentos financieros a nivel nacional e internacional, tales como tasas de interés variables para hipotecas, derivados, etc. Se estima que aproximadamente unos 800 billones (millón de millones) de dólares de instrumentos financieros a nivel de todo el mundo quedan afectados por este uso para fijar el valor de dichos instrumentos. Una muy pequeña variación en el LIBOR, por ejemplo un centésimo de un 1%, pudo representar varios millones de dólares de ganancias adicionales a los operadores del banco Barclays. Como consecuencia de estas maniobras, el banco Barclays fue penalizado por instituciones reguladoras de Estados Unidos y Gran Bretaña con multas que suman 450 millones de dólares.
Por otra parte, decenas de estados y ciudades de Estados Unidos están evaluando si han perdido dinero y cuanto como consecuencia de la manipulación del LIBOR. Por ejemplo, el gobierno municipal de la ciudad de Baltimore, Maryland, ha iniciado una acción legal contra el grupo de bancos que determina dicha tasa de interés. En la demanda presentada ante un tribunal federal en Nueva York, se acusa a un grupo de bancos de conspirar para mantener artificialmente bajo el LIBOR inmediatamente después del estallido de la crisis financiera de 2008 y hasta bastante tiempo después. Esa acción afectó los ingresos de los  inversionistas, como por ejemplo el gobierno municipal,  que recibió intereses más bajos que los que le hubiesen correspondido a sus inversiones en bonos y otros activos financieros, debido a la manipulación del LIBOR. Como consecuencia de esto, las autoridades de la ciudad de Baltimore se vieron forzadas a recortar personal y servicios públicos para poder balancear sus presupuestos.
Conclusión.
Es evidente que estos comportamientos irresponsables realizados por importantes agentes financieros del sector bancario son el resultado de la falta de ética profesional pero también de los inadecuados controles internos en dichas entidades y la supervisión cómplice de los organismos oficiales encargados de velar por la integridad y el cumplimiento de las normas vigentes de cada país.
En definitiva, no debe olvidarse que la gran crisis económica que hoy día afecta al mundo se inició en el sector financiero. Esto debe impulsar a los gobiernos a controlar en forma efectiva las acciones de los agentes financieros por un lado, y por otro aprobar legislaciones más eficaces y severas para castigar a los verdaderos causantes de las crisis. Al mismo tiempo, y para que ello sea efectivo, los gobiernos deben buscar un acuerdo para tomar medidas consensuadas a nivel multinacional y evitar que la frágil recuperación económica global actual se vea nuevamente amenazada por otra crisis. A.
Virginia, Estados Unidos. Buenos Aires, Argentina. Agosto 2012.

Unirse a la conversación! 1 Comentario

  1. ¿Pérdidas?…estos señores no conocen esa palabra, para ellos solo cuenta la GANANCIA..pierden aquellos que confían en los banqueros despreciables que no saben lo que es tener jerarquía para operar como se debe de hacer, con garantías.- Pero la gallina de los huevos de oro llega un momento que no pone más y quisiera saber de donde van a sacar dinero para luego prestar?

    Responder

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Categoria

Politica Economica

Tags

, , , , ,