Publicado en Prensa Economica, No. 306, pag. 136 y 137. Octubre 2011. Buenos Aires, Argentina.


Revueltas en Londres
El enriquecimiento escandaloso de los políticos en el poder y los empresarios aliados de las clases gobernantes, la polarización del poder económico y la desesperación creciente de la población por la falta de alternativas a corto y mediano plazo, ante la observación indiferente e impune de un liberalismo irresponsable, amenazan la paz y la democracia en el mundo.
En nuestra aldea global las noticias se conocen al instante. Todos nos informamos de lo que ocurre en los culturalmente lejanos países árabes, con la “revolución del Nilo” de febrero de 2011 en Egipto y las subsiguientes “primaveras árabes” en los países de la región. Lo mismo ocurre con las violentas revueltas en los barrios populares de Londres y varias ciudades de Inglaterra, esos hechos que asombran al mundo porque tiene una idea formada, quizás errada, de la educación y cultura del pueblo británico además de su apego a las tradiciones y a las normas sociales, su acatamiento a la justicia y sus difundidos ejemplos de solidaridad en la vida comunitaria.



Los indignados españoles
en Madrid.

Los casos europeos continuaron con las concentraciones de los “indignados” en toda España y principalmente en Madrid. Aunque en este caso los españoles dieron una maravillosa demostración de educación cívica limpiando y aseando los lugares públicos que habían ocupado y usado para sus demostraciones.

Recientemente le tocó el turno al populoso y emergente Brasil con una multiplicación difundida en numerosas ciudades de la reacción popular en Brasilia, Rio de Janeiro, San Pablo contra la corrupción. El caso de Brasil resulta más familiar para Argentina, por su cercanía, por las intensas y estrechas relaciones, por la familiaridad e identidad de sus problemas. Brasil ha tenido múltiples reacciones similares en sus historia reciente. Entre las últimas movilizaciones exitosas se encuentran las que apoyaron a Tancredo Neves desde la oposición, en 1984, para impulsar el alejamiento de los gobiernos militares hasta imponer el gobierno de transición que circunstancialmente recayó en José Sarney, un icono del feudalismo medieval en su empobrecido estado de Maranhao. Otra mas, en 1992, la que terminó con el gobierno de Collor de Mello, el mismo uno de los marajá del Nordeste, a quienes había prometido combatir y exterminar en sus discursos electoralistas. Y así llegamos al presente, en este episodio de exigencia de profundización a la política de Dilma Rousseff en su no concluida campaña contra la corrupción, el enriquecimiento escandaloso de los políticos en el poder o los empresarios aliados de la clase gobernante.


Contra la corrupcion
en Brasil

Las dificultades económicas, las perspectivas de agravamiento, y sobre todo la polarización del poder económico, son los generadores de las revueltas a lo que debe agregarse la desesperación creciente por la falta de alternativas a corto y mediano plazo, son los detonantes de las revueltas.

El norte de África, los países árabes, Europa, los países de América Latina… ¿esto alcanza también a Estados Unidos?
   
En Estados Unidos ya se muestran casos de “refugiados económicos”, ciudadanos que se dirigen hacia la vecina Canadá en busca de mejores empleos o simplemente puestos de trabajo que la tasa permanentemente cercana al 10% de desocupación les niega. “Busco una sociedad tranquila, sana, calma y civilizada para iniciar la próxima fase de mi vida” son los motivos que impulsan a esos emigrantes a dejar su país.


Estados Unidos:
no todavia.

Esos argumentos parecen insólitos frente a las imágenes a que nos tiene acostumbrado Hollywood. Pero es la nueva realidad que ha producido el desarrollo de una economía de mercado sin normas a lo largo de 30 años de liberalismo irresponsable, de poner al lobo al cuidado del gallinero, de permitir la aplicación de las políticas económicas más salvajes sin oposición e impunemente. Y lo más grave, es que esa política amenaza la paz y la democracia.

Las consecuencias nefastas de la polarización se confirma en el informe de las Perspectivas Económicas del FMI donde difunde que la economía china podría  adelantar a la de Estados Unidos antes de lo que muchos pensaban, en 2016, provocando un cambio colosal en el equilibrio internacional vigente hasta ahora. Esto demostraría que la riqueza concentrada en menos manos fue también improductiva ya que no genero un crecimiento económico capaz de sustentar a largo plazo la posición de liderazgo que Estados Unidos disfrutó desde el fin de la segunda guerra mundial.
Por lo tanto, no sería extraño presenciar a mediano plazo serias tensiones sociales en Estados Unidos que podrían resultar difíciles de controlar, aun dentro del régimen de orden como el que impone Washington a sus propios ciudadanos. La incertidumbre es un material altamente inflamable. Es de confiar que el espíritu de los ideales de los padres fundadores de 1776 en el país que aun detenta el liderazgo mundial se imponga a la codicia desmedida del poder financiero. A.
Buenos Aires, Argentina. Septiembre 2011.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Categoria

Sin categoría

Tags

, , , ,