Hanssen 3
No son un secreto, tampoco un misterio y, mucho menos, un milagro las fuentes de financiamiento de las religiones, así como que una cosa es la religión, otra es el negocio, y otra cosa es dios, con minúscula, cualquiera que sea porque hay muchísimos.
culpay
Robert Hanssen

Robert Hanssen, ahora con 72 años, es posiblemente el espía que mayor daño ha causado a Estados Unidos vendiendo valiosísima información secreta a los soviéticos primero y a los rusos después, desde la década de los ochenta hasta que fue arrestado en Vienna, Virginia, en 2001. Se calcula que obtuvo más de un 1.4 millones de dólares en dinero y diamantes durante sus 22 años de sucia labor. Actualmente sobrevive en la prisión a perpetuidad de una unidad carcelaria de máxima seguridad cercana a Florence, en el estado de Colorado, con 23 horas al día de confinamiento en solitario.

Hanssen nunca manifestó una motivación ideológica o política para sus acciones y su interés fue solamente enriquecerse, a pesar de despreciar a los soviéticos por ateos.

Este episodio, uno de los tantos de la interesante historia de espionajes y traiciones mundial, tiene muchas características particulares.

En 1968 se casó con Bernadette “Bonnie” Wauck, una ferviente católica y docente en teología que convirtió a Hanssen en un fanático religioso, de confesión diaria a las 6:30 hs de cada mañana, y ocasionalmente también al mediodía, y ser un destacado miembro del Opus Dei, como lo afirmó el padre C. John McCloskey III, miembro de esa institución. Esa fortísima devoción religiosa no fue impedimento para que mantuviera una activa vida plagada de desviaciones sexuales que incluían frecuentes visitas a clubes de desnudismo y filmaciones de actos sexuales con su esposa para mostrarla en directo, con cámara oculta en su cuarto, a su amigo Jack Horschauer, o describiera detalles de su vida sexual matrimonial en chats de Internet.
Hanssen 3
Foxstone Park, Vienna, VA, lugar
donde fue apresado Hanssen en
2001 y la seña que dejaba para
indicar la entrega de documentos
secretos.
Las historias de Hanssen dieron lugar a multiples menciones en libros como “Los secretos del FBI”, de Ronald Kessler, películas como “Breach” (2007), documentales “Superspy: The Man Who Betrayed the West”, y más. Incluso es mencionado en “El código Da Vinci”, el best seller de Dan Brown como el espía del FBI y el degenerado sexual del Opus Dei.
Aunque también practicó la caridad. “Su esposa se enteró de sus actividades (de espionaje) y le hizo confesarse con un sacerdote católico, quien le dijo que donara el dinero recibido en concepto de espionaje a la Madre Teresa”, dice Kenneth C. Davis en su best seller sobre historia de Estados Unidos.
Conclusión: explotar el sentimiento de culpa y luego otorgar el beneficio de la redención es una fórmula lucrativa muy exitosa. A.
Virginia, USA. Marzo 2016.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Categoria

Educación

Tags

, ,