José María da Silva
Paranhos Junior
Barón de Rio Branco
(1845-1912)
Cuando la política exterior de Brasil necesitó dar muestras claras de sus convicciones en relación a su acercamiento con África, no fue posible encontrar diplomáticos negros que avalaran ese objetivo estratégico. La solución de Itamaraty fue otorgar becas de estudio a los afrodescendientes que se postulaban para ingresar al Instituto Rio Branco.


A pesar de haber transcurrido más de 125 años desde la tardía abolición de la esclavitud en Brasil, pocos fueron los descendientes africanos que consiguieron penetrar en los círculos intelectuales y políticos de lo que la sociedad considera “alta cultura”. Los negros continuaron enfrentando las mismas desigualdades que en la época de la esclavitud. La economía de mercado, el trabajo libre y la modernización de las instituciones fueron incapaces de eliminar la estructura de clases de la sociedad. Las diferencias y desventajas económicas y educativas, ligadas a un sistema de alianzas y favoritismos asociadas a las elites políticas y diplomáticas marginalizaron permanentemente a los afrobrasileños. Incluso varios negros y mulatos que lograron posiciones destacadas en la sociedad, como el caso del importante escritor de fines del siglo XIX, Machado de Assis, soslayaba su origen esclavo e ignoraba cuidadosamente su herencia africana.

Cuando en la segunda mitad del siglo XX Brasil plantea su estrategia geopolítica de acercamiento a África, la sociedad brasileña estaba todavía lejos de aceptar plenamente su herencia africana y a sus descendientes. Esa realidad convertía en ingenuos sus discursos de aproximación al continente africano, a sus líderes y a sus pueblos. En los hechos, Brasil continuaba negando los orígenes históricos y culturales recibidos de África que lo convertían en el segundo país con mayor población negra en el mundo, luego de Nigeria. Ya fue comentado en “El supermercado debe ser la consecuencia y no el origen”como “en sus deseos de agradar a los africanos y con el objeto de atenuar la blancura de la delegación brasileña, la de Gibson Barbosa (1972) incluyó entre sus miembros de último momento a un médico negro con la finalidad de atender la salud del canciller y que resultó ser… un ginecólogo”.

Tráfico de esclavos. Siglo XIX.

La mayor evidencia de esa realidad quedó al descubierto cuando fue necesario contar con diplomáticos negros para elaborar la nueva política exterior brasileña en África. ¡En los cuadros de Itamaraty, al igual que en la delegación de Gibson Barbosa, no había uno solo!

La fortaleza de los objetivos nacionales de Brasil condicionó varios aspectos de su política interna y normas públicas en el campo cultural y educativo. Modificaciones en la legislación estableció que la historia y cultura afrobrasileña y africana debe ser materia obligatoria en la curricula de las escuelas publicas y privadas, si bien enfrenta algunas dificultades para ser plenamente implementada debido a la falta de profesionales docentes debidamente capacitados. La superación de este obstáculo esta teniendo respuesta por parte de las universidades que incorporan cursos obligatorios para sus alumnos a partir de 2008.

Palacio Itamaraty. Brasilia, DF, Brasil.

Sin embargo, el caso más interesante lo ofrece el distinguido Instituto Rio Branco, la prestigiosa academia de formación de los diplomáticos brasileños. Decidida a no perder el renombrado nivel de excelencia de su cuerpo de profesionales, rechazó con acierto el indigno sistema de cupos remplazándolo por otro mas acertado de capacitación cultural y educativa por medio de programa de asistencia, becas, para aquellos afrodescendientes que decidan optar por la carrera diplomática. El Ministerio de Relaciones Exteriores juntamente con el Consejo Nacional para el Desarrollo de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CNPq) crearon una bolsa de estudios consistente en 1.500 dólares mensuales durante los 10 meses previos a los exámenes de admisión de Itamaraty para lograr una eficiente capacitación y lograr acceder a las vacantes y superar con éxito las pruebas de admisión.

De esa manera, Itamaraty garantiza el nivel de excelencia de sus cuadros profesionales dando oportunidades con dignidad a todos los aspirantes. A.


Buenos Aires, Argentina. Julio 2012.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Categoria

Politica Exterior

Tags

, , , , ,