images (8)
La falta de credibilidad de la sociedad en su clase política dirigente pone en peligro lo más valioso del sistema de gobierno de muchos países que es la democracia.
La economía mundial atraviesa un periodo de grandes incertidumbres y sus actores se comportan con extrema cautela. Mientras que por una parte la economía internacional está saliendo lentamente de la gran recesión  en la que quedó sumida en la década pasada, por otra se presentan situaciones que hace pensar en una recuperación con una importante dosis de fragilidad.
La presente crisis comenzó en el sector financiero (en Estados Unidos en el privado y en Europa en el público), se trasladó luego a la economía real y ahora está afectando a los gobiernos, a su estabilidad y más directamente a la credibilidad de los políticos. En definitiva, en una fuerte pérdida de confianza en los dirigentes políticos y hasta cambios de gobierno.
En Asia, Japón está finalmente superando dos décadas de crecimiento anémico y muestra imagesCA1ZTDLYsignos de vitalidad como consecuencia de la adopción de políticas expansivas. China está estabilizando su crecimiento a un envidiable nivel del 7.8% mientras que en India y Corea no decae el ritmo de la actividad económica. El resto de los países asiáticos siguen las mismas tendencias de los grandes de la región. En Europa, la situación que parecía estabilizada a principios de este año, ha vuelto a tornarse incierta porque las políticas seguidas no están produciendo los resultados esperados, mostrando así los errores de su dirigencia. Por otra parte, Estados Unidos está creciendo alrededor del 3.6% y el desempleo cayó a 7%, el nivel más bajo de los últimos cinco años, principalmente por el papel activo de la Reserva Federal que ha expandido agresivamente la oferta monetaria a través de la compra de bonos públicos.
Piquetes.
Por último, las inmensas regiones de África y América Latina, permanentemente concentradas en la producción de commodities se han beneficiado de importantísimos flujos de ingresos que, salvo algunas excepciones, no han implementado políticas sociales que trasladen un beneficio proporcional a toda la población.  América Latina mantiene el record de ser la región con mayor disparidad de ingresos de su población.

Este sintético resumen nos lleva al planteo fundamental que debe constituir el motivo de preocupación de la sociedad: como los políticos van a darle credibilidad a las medidas que toman sin que la sociedad cuestione el sistema democrático. A.

Virginia, Estados Unidos. Diciembre 2013.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Categoria

Economía Nacional

Tags

, , ,