Publicado en:
Prensa Económica. No. 278, pag 160. Agosto 2006. Buenos Aires, Argentina.

La educación ha sido uno de los elementos claves en la estrategia para lograr el crecimiento económico en buena parte de los países del este y sudeste asiático. Primero como instrumento del desarrollo y luego como un importante elemento dinamizador de toda la economía. Un ejemplo del significado de la calidad de la enseñanza.

Las evaluaciones que en materia educativa se realizan a nivel mundial, otorgan a Taiwán y a Corea el liderazgo del conocimiento de matemáticas seguido por los japoneses y colocando a este conjunto como los lideres de ese conocimiento.


Este no es un hecho nuevo sino que se viene repitiendo desde hace varias décadas. El logro de un nivel de educación elevado en el conjunto de la población es lo que ha permitido el fabuloso grado de adelanto tecnológico e informático de esos países. Tanto Corea como Japón ocupan también los primeros lugares entre los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en materia de educación.

Corea, Japón y Taiwán, y crecientemente China, destinan importantes porcentajes de sus Productos Brutos (PBN) a la educación, a las investigaciones en ciencias y al desarrollo tecnológico.

Pero lo verdaderamente importante no es tanto el porcentaje del PBN que esos países destinan a la educación sino lo que realmente llega a su destino final, sin que haya “filtraciones” burocráticas intermedias, y los resultados que se obtienen, un detalle que a muchos ya no se les pasa por alto.

Estas condiciones y una obsesiva preocupación de la población por la educación en forma competitiva, le quitan el carácter “milagroso” a la recuperación económica de esos países que hace 50 años estaban arrasados por la guerra y sumidos en la miseria. En un par de generaciones, con excepción de China todavía, esos países alcanzaron el 99% de alfabetismo y mas de un 20 % de la población con estudios universitarios completos.

El nivel de preocupación de las familias por la adecuada formación de sus hijos comienza a edad temprana. En Corea, por ejemplo, el 86% de los niños de jardín de infantes, toman cursos de lenguaje (la mitad), inglés (el 28%), matemáticas (un tercio), o piano (otro 28%) de acuerdo con una investigación realizada por el Ministerio de Educación entre 2.159 familias.

Este esquema de exigencias se mantiene durante todo el periodo de enseñanza primaria y secundaria, con múltiples cursos extracurriculares, extensas jornadas diarias que incluyen hasta el sábado, y aun los domingos y alternativamente durante los recesos escolares.

Una población con un alto nivel de educación, junto con políticas económicas coherentes y estables, permitieron acelerar los tiempos de transformación y crecimiento. Lo que a Inglaterra le tomó 60 años duplicar el nivel de sus ingresos durante la Revolución Industrial, a Estados Unidos le llevó 50 años después de la Guerra Civil. A Japón le tomó 35 años después de la Segunda Guerra Mundial, a Corea sólo 11 en la década del 60, y menos de 9 a China recientemente. De esta forma, y en poco mas de 40 años, Corea pasó de 84 dólares de ingreso per capita anual en 1960, a los 15.830 dólares del año 2005.

La valoración de la calidad de la enseñanza primaria y secundaria en forma competitiva, por parte de la sociedad, el Gobierno y los empresarios, permite a estos países superar el desempleo y la marginación. Y los jóvenes estudiantes saben que no podrán tener mejores empleos que sus padres si hoy no aprenden en la escuela más que ellos.

La experiencia asiática indica que las bases de un verdadero desarrollo no dependen solo de un programa económico y una conducción política adecuada que permita reducir los niveles de pobreza. La prosperidad de una nación no es exclusivamente el resultado del acierto de las políticas macroeconómicas y los incentivos microeconómicos sino de la generación, en la comunidad toda, de las condiciones básicas de cultura y educación para el desarrollo. A.

Seúl, Corea. Agosto 2006.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Categoria

Sin categoría

Tags

, , ,