10 febrero, 2011

Inseguridad vial.

Enviado a Carta de lectores de La Nacion, 11 febrero 2011.

Un cementerio del ferrocarril. 
Los titulares de los diarios nos informan cotidianamente sobre la inseguridad vial. Luego de casi 40 años de ausencia volví a transitar por los caminos de nuestro país para observar algunas mejoras, desproporcionadamente atrasadas respecto del tiempo transcurrido. Pero con una marcada característica: la sobrecarga de ómnibus y camiones en las rutas. Y otra tan dramática como los reiterados accidentes viales: los pasos a nivel sobre las vías del ferrocarril “pavimentados”, con letreros de advertencia obsoletos, preferenciando al camino y queriendo dar la idea de que nunca mas tendremos sistema ferroviario, ni de transporte de carga ni de pasajeros.
¿Cuántas desgracias en vidas, demoras, mayores y significativos costos, y muchos mayores costos sociales -pueblos desaparecidos- deben adjudicarse a esta distorsión estructural que muestra “haber venido para quedarse”? Mientras tanto, el resto del mundo, con el cual nos gusta compararnos, muestra una realidad de progreso distinta. Una infraestructura ferroviaria, que fue pionera, ejemplo y orgullo en America Latina, permanece ignorada y en avanzado estado de deterioro irrecuperable. Parece que el gremio de los camioneros le ganó la pulseada a “La Fraternidad” y a la “Unión Ferroviaria”. Pero de esa apuesta macabra somos todos responsables y todos perdedores. A.

Buenos Aires, Argentina. Febrero 2011.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Categoria

Sin categoría

Tags

,