Los edificios de departamentos en propiedad horizontal son la nueva estrella de los desarrollos inmobiliarios en Estados Unidos. Numerosos índices lo atestiguan. Y junto con ellos, el inicio de un cambio significativo en la preferencia de una nueva sociedad.


Aun con el conjunto de la economía frenado, o con mínimas muestras de reactivación, la recuperación incipiente del mercado inmobiliario muestra tendencias novedosas.

Las nuevas construcciones del primer semestre de 2012 han ofrecido modestos avances en el nivel de empleo. Si bien la actividad esta aun muy lejos o lejísimo todavía de los niveles de mediados de la década pasada lo que resulta novedoso son las nuevas tendencias del mercado y las preferencias de los compradores e inquilinos, es decir, los usuarios de estos productos.
 
Tradicionalmente, el ideal de vivienda para el estadounidense medio, la enorme clase media que caracteriza a la sociedad, es la propiedad ubicada en los suburbios de las ciudades y grandes ciudades. Los enormes centros urbanos en Estados Unidos son relativamente pocos en comparación con su población y contrasta significativamente con la mayoría de los países del mundo que muestran grandes concentraciones urbanas, en especial en los países subdesarrollados y en los ahora emergentes.

Sin embargo, en la actualidad, y sin perder esa marcada preferencia, hay indicios muy evidentes que se esta produciendo un cambio cualitativos en el diseño y localización de las nuevas viviendas y en las preferencia y necesidades de sus ocupantes.

Por una importante cantidad de factores, entre los que pueden citarse el mayor precio del combustible, los congestionamientos viales, la tendencia cada vez mayor a destinar más tiempo a la recreación y a la capacitación profesional y cambios en las estructuras familiares, lo cierto es que comienza a mostrarse una incipiente pero clara tendencia a la concentración urbana. Dado los múltiples factores mencionados, la tendencia no se ve influenciada por el nuevo estilo de trabajo domiciliario permitido por el avance arrollador de la informática.  

En este sentido se observa un cambio significativo en lo que fue el desarrollo inmobiliario en los suburbios de las grandes ciudades durante la primera mitad de la década pasada. Y mucho más en los primeros años de la presente, luego del estallido de la burbuja inmobiliaria y el origen de la gran crisis financiera que aun castiga al mundo industrializado. Un solo dato, y elocuente, de esta nueva realidad: las empresas de construcción han invertido más de 2 mil millones de dólares en la adquisición de sitios para el desarrollo de viviendas multifamiliares -edificios de departamentos en propiedad horizontal- durante la primera mitad de 2012, casi el doble del volumen del año anterior. Con una característica adicional: en su enorme mayoría en los lugares más cercanos a los centros urbanos ya existentes.

Mientras tanto, la demanda de departamentos sigue siendo excepcionalmente fuerte en todo el país, con los índices de desocupación más bajos de la última década, 4,7%, y un sostenido y ligeramente elevado nivel de alquileres. A.


Buenos Aires, Argentina. Septiembre 2012.