Sin duda que la popularidad de este tipo de negocios se debe a las dificultades burocráticas y a los obstáculos financieros que encuentran los pequeños y medianos emprendedores para establecer sus propios negocios.


El otorgamiento y el uso de la franquicia es otro de los barómetros con los que pueden acompañarse la evolución económica de los países.

Durante 2012 Argentina mostró un crecimiento del 10% de esta particular actividad de negocios respecto del año anterior. Según los datos del Banco Mundial, existen en el país unas 563 empresas de franquicias que dan trabajo a unas 177.000 personas.

Argentina tiene una curiosa particularidad: lidera el grupo de países cuyas empresas nacionales se establecen en el exterior. Nada menos que 113 fueron las compañías argentinas que colocaron sus marcas bajo este modelo de comercialización.

Los demás países latinomericanos exhiben esquemas muy dispares. Venezuela, por ejemplo, se encuentra en el nivel menos desarrollado de este tipo de actividades, con un crecimiento en 2012 de solo el 7%, con 450 empresas de las cuales el 56% son de marcas nacionales, empleando un total de 90.000 personas.

Brasil es el país con el mayor número de franquicias nacionales, el 95% de un total de 2.031 empresas con la mayor cantidad de empleados en ellas: 838.000 personas. Es el segundo país latinoamericano con mayor número de franquicias otorgadas en el exterior: 91 marcas. Y otra característica más: el 90% de las empresas con franquicias que operan en el país son nacionales.

México tuvo un crecimiento fabuloso de franquicias en 2012. Nada menos que el 300% respecto a 2011, con un total de 1.013 empresas de las cuales el 84% son nacionales, y un total de 680.000 personas ocupadas.

Estos datos muestran cómo se ha internacionalizado este esquema de negocios que durante mucho tiempo caracterizó a gigantescas empresas estadounidenses como McDonald’s, Starbucks y cadenas hoteleras. Según los estudios realizados por el Banco Mundial y difundidos por la revista Americas, el fuerte crecimiento de la clase media en América Latina ocurrido durante la primera década de este siglo dio un impulso notable al otorgamiento de franquicias (franchising) en la región con muy interesantes particularidades.

Con certeza que la rápida evolución de este tipo de actividades se debe, en gran medida a la burocracia y a los obstáculos financieros que impiden una rápida y económica manera de iniciar una empresa comercial para aquellos nuevos emprendedores. A.


Virginia, Estados Unidos. Abril 2013.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Categoria

Sin categoría

Tags

,