Publicado en:
Revista Pulso No. 138, pag. 12. 30 diciembre 1969. Buenos Aires, Argentina.
El hecho más significativo de este período de sesiones ordinarias de la ALALC ha sdio sin duda la firma de un protocolo modificatorio del Tratado de Montevideo”. De esta forma resumió la IX ronda de negociaciones, celebrada recientemente en Venezuela, el secretario general de ía Asociación Latinoamericana de Libre Comercio, Gustavo Magariños.
El logro del “Protocolo de Caracas”, como quedó bautizado el documento que prorrogó los plazos de integración, se debe en gran medida a las gestiones personales realizadas por el presidente Rafael Caldera. Su actitud mediadora entre los enfrentados intereses del Grupo Andino el resto de los países de la ALALC posibilitó un acuerdo que permite superar el paulatino estancamiento en que se encontraba el proceso de integración económica latinoamericano.
En cuanto a los resultados de las negociaciones de productos en listas nacionales fueron bastante pobres. Se otorgaron concesiones en unos 500 productos de los cuales cerca de 200 se deben a la incorporación de nuevos productos a los acuerdos de complementación.
Un relativo éxito coronó los esfuerzos de la representación argentina. Los delegados oficiales Arturo López y Rodolfo Rodríguez, de la Secretaría de Comercio Exterior, informaron a PULSO de los resultados de las negociaciones. “Se otorgaron 12 concesiones en Lista Especial a Paraguay. Otros 43 productos se incorporaron a nuestra lista nacional, de los cuales 20 provinieron de recomendaciones de las reuniones sectoriales realizadas durante el año por empresarios privados y 20 fueron resultados de negociaciones bilaterales. Pero el mayor beneficio se obtuvo del acuerdo de complementación de la industria química, al que se agregaron 46 nuevos productos”. En consecuencia fueron 101 las concesiones otorgadas sobre las 500 que fueron negociadas durante las deliberaciones de Caracas.
En tanto fracasaron las gestiones de retirar las concesiones para la gelatina industrial, las colas de hueso, pieles, nervios y otros y las maquinarias viales (motoniveladoras, excavadoras y cargadoras frontales).
La Argentina participó en una declaración junto con Brasil, México y Paraguay por la cual se acuerda en llevar a cabo un programa de asistencia a este último país. La declaración tiene por objeto colaborar en la superación de las dificultades económicas por las que atraviesa Paraguay y permitirle de este modo beneficiarse con el proceso de integración. Se trata de un Programa de Acción que se pondrá en ejecución el 2 de enero de 1970 propiciando la ampliación de sus actividades productivas, la instalación en ese país de nuevas industrias y la aceleración de su proceso de sustitución de importaciones extrazonales.
De esta forma culminó otro período de sesiones de la ALALC señalando la finalización de una etapa que quedará en llamarse “antes de Caracas” para resaltar la importancia de un protocolo que definió la continuidad de la marcha de la integración. Queda ahora por fijar cuáles serán las pautas que regirán “después de Caracas”. A.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Categoria

Sin categoría

Tags

, ,