Publicado en:
– Informe Industrial. Newsletter. 24 abril 2008. Buenos Aires, Argentina.
http://www.ceid.edu.ar/biblioteca/2009/carlos_fasciolo_los_primeros_100_dias_de_obama.pdf

Los indicadores muestran un ligero aumento en la confianza de los consumidores y hasta un leve repunte positivo en los originarios pronósticos pesimistas de la evolución del PBN. Aunque a niveles muy altos, acorde con la crisis, por lo menos los indicadores de desempleo no muestran incrementos.

El presidente Barak Obama mantiene un sólido apoyo ciudadano en los primeros 100 días de gobierno que se cumplen en esta semana. Así lo revelan las encuestas realizadas por The Washington Post y ABC News.

La controversia más destacada se encuentra en la decisión presidencial del 16 de abril pasado respecto al levantamiento del secreto sobre los interrogatorios efectuados a los sospechosos de terrorismo. En este punto la mitad de los encuestados se mostraron a favor y la otra mitad en contra. Sin embargo, un detalle importante es que tres cuartas partes de los demócratas estuvieron a favor y la misma proporción de las respuestas republicanas en contra. Sobre este asunto, el anterior vicepresidente Richard Cheney expresó que de la misma manera en que se levantaba el secreto sobre los interrogatorios a prisioneros debían mostrarse “el enorme valor (de esa información) en términos de vidas salvadas en la prevención de otro ataque masivo contra los Estados Unidos”.

Pero unos y otros aumentaron su optimismo respecto de las expectativas de reactivación económica y superación de la crisis actual. En febrero pasado los optimistas sumaban 48%. Ahora, en abril, son el 55%. La confianza es aun mayor en cuanto al apoyo de las medidas implementadas hasta ahora por el gobierno. Llegado a este punto es importante destacar que las apreciaciones de la sociedad estadounidenses son muy distintas a las argentinas.

Desde la óptica sudamericana, un nuevo presidente, un nuevo gobierno, implica otra política que no solo debe ser también nueva, o por lo menos parecerlo, sino que además debe “destruir” a la anterior. Si lográramos dejar de lado ese razonamiento podríamos comprender mejor las expectativas de la ciudadanía del Norte.

En general, con apoyos superiores a los dos tercios, figuran el respaldo a la política exterior, en especial a la situación en Irak (71%) y los asuntos internacionales (67%). Con mas de la mitad de las simpatías figuran la situación en Afganistán (63%), la campaña contra el terrorismo (62%), las acciones relacionadas con el calentamiento global (61%), las relaciones con Cuba (61%), la política económica (58%), salud (57%), política impositiva (56%), la situación con Irán (54%) y el déficit del presupuesto federal (51%). Pendientes de mejoras en la opinión pública se encuentran todavía las políticas inmigratorias y la preocupación por el futuro de la industria automotriz.

Desde el punto de vista económico, una de las cuestiones claves para superar la crisis financiera y económica (que es necesario tener en cuenta que aun continua en pendiente hacia abajo), es imprescindible un cambio de actitud por parte de las autoridades responsables de los controles de la política financiera junto con la aprobación de nuevas leyes que regulen las acciones de las instituciones y sus agentes y restablecer la confianza pública.

Con las condiciones expuestas en el párrafo referido a las características de la sociedad local y su dirigencia, ese camino parece estar comenzando a ser recorrido por la nueva Administración. Con más detalle en las expectativas económicas, los indicadores muestran un ligero aumento en la confianza de los consumidores y hasta un leve repunte positivo en los originarios pronósticos pesimistas de la evolución del PBN. Aunque a niveles muy altos, acorde con la crisis, por lo menos los indicadores de desempleo no muestran incrementos. A.

Virginia, Estados Unidos. Abril 2008.