imagesqz3ye9qq

La necesidad que los países requieren, que cada ciudadano cumpla con su compromiso de responsabilidad.

Con cada renovación de las autoridades políticas en la conducción de los países democráticos, el conjunto de la sociedad aguarda cambios acorde con la voluntad de la mayoría expresada en el voto popular pero eludiendo la responsabilidad de su contribución.

La comunidad en su conjunto aguarda mejoras en las condiciones de trabajo, de remuneración, de educación, de políticas de salud, de transporte y de vida en general.

Unos tiene fe, otros esperanza y otros confianza. La fe es un concepto religioso, es una virtud teologal, por la cual, sin ver, creemos las verdades de la religión. No es aplicable a la realidad de un país. Esperanza es esperar conseguir algo, es un estado del ánimo en el cual se nos presenta como posible lo que deseamos, se basa en un razonamiento lógico de lo posible. En tanto que confianza tiene un significado más firme de seguridad en que algo puede lograrse o alcanzarse. Sin embargo, ninguno de estos conceptos es suficiente para generar el cambio que se pretende.

Una característica particular de nuestro equivocado concepto de libertad es que todos nuestros males han sido siempre culpa de otros y nunca de nuestra propia incapacidad para desarrollar y fortalecer las instituciones del sistema democrático que nos permita superar las dificultades. Preferimos conservar una vida de carencias antes que realizar el esfuerzo de cambiar con nuestro esfuerzo comprometido y responsable. Es uno de los engaños en que vive la sociedad lo que impide mejorar nuestra calidad de vida. Esa cómoda falta de reconocimiento perpetúa el inconformismo y condena al fracaso el crecimiento de la sociedad en su conjunto.

Llegados a esa comprensión, tendrá sentido la expresión de “No preguntes lo que tu país puede hacer por ti; pregunta lo que tú puedes hacer por tu país” pronunciada por John F. Kennedy en 1961 durante su discurso de asunción como presidente de Estados Unidos.

untitled-6

England expects that every man will do his duty

La defensa de la libertad y de la democracia es una confrontación permanente frente al conformismo y la comodidad de no asumir nuestras propias responsabilidades ciudadanas. Es la lucha permanente contra la fe, la esperanza y la confianza de que la solución de nuestros males se encuentra depositada en el otro.

Debe parafrasearse al almirante Nelson cuando el 21 de octubre de 1805, previo a la histórica batalla naval de Trafalgar comunicó a su flota «England expects that every man will do his duty». La necesidad que la comunidad requiere, que cada ciudadano cumpla con su compromiso de responsabilidad. A.

Buenos Aires, Argentina. Diciembre 2016.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Categoria

América Latina, Argentina, Política

Tags