untitled-13

Otro concepto de la cultura anglosajona y estadounidense, que acompaña al de la caridad y las donaciones para atender el interés y las necesidades de la comunidad, es el de triunfador y ganador, un ciudadano exitoso.

En “La primera alcancía es para las donaciones” http://www.apuntonews.com/la-primera-alcancia-es-para-las-donaciones/ se destacaba la importancia asignada en la educación a inculcar en los pequeños el sentimiento de respeto y apoyo a la comunidad en que les toca vivir.

Entre las expresiones socialmente aceptables pero fuertemente descalificativas en el lenguaje estadounidense, está el adjetivo de perdedor. Un loser es una persona que ha sido condenada por un delito, quien ha fallado en una determinada actividad, o que se caracteriza por la baja calidad o rendimiento de su trabajo. Lo opuesto a eso es un winner un ganador, un triunfador.

images-4Esa es una muy importante motivación, entre varias -y dejando de lado las verdaderamente ignominiosas, viles e infames- que han motorizado a los poseedores de las mayores fortunas del mundo. Y ese éxito se mide tanto por el reconocimiento de la sociedad como por los ingresos logrados. Ambos constituyen poderosos alicientes para desarrollar las actividades, las innovaciones, las investigaciones, la creatividad.

Varios de esos líderes empresarios del mundo del comercio, de las finanzas, de las artes y las ciencias poseen las mayores riquezas del mundo, más precisamente aquellos de la cima de las fortunas, se sienten propensos a efectuar increíbles donaciones de centenas y hasta miles de millones de dólares en causas como educación, investigación y salud y obras filantrópicas y sociales para la comunidad. Bill Gates, Warren Buffett, George Soros, Steve Jobs, Andrew Mellon, apenas algunos de ellos, han sido libres de crear y de pensar. Como señaló Eduardo Galeano, “libres son los que crean, no quienes copian, y libres son quienes piensan no quienes obedecen”.

Caben entonces una serie de preguntas que se formulan habitualmente cuando esos multimillonarios efectúan sus aportes a proyectos filantrópicos: ¿Donan por generosidad o porque las fundaciones les ayudan a deducir impuestos? ¿Cuáles son las verdaderas causas?

Seguramente hay algunas de esas motivaciones. Pero de lo que no cabe duda es que los ciudadanos que se destacan en sus actividades, por su ingenio, por su dedicación y por su esfuerzo, son modelos para la sociedad y respetados por la comunidad. Son admirados por su capacidad para enfrentar desafíos y asumir riesgos. Constituyen un ejemplo a seguir, junto con la honestidad, el acatamiento a las leyes y…¡el pago de impuestos! A.

Virginia, Estados Unidos. Diciembre 2016.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Categoria

Educación, Estados Unidos, Política, Regiones, Sin categoría

Tags

,