Las experiencias en África fueron muy marcantes en mi vida…y en la salud de mis hijos. En un interesante libro del experto en genealogía Spencer Wells se exponen las apasionantes conclusiones de sus estudios y la búsqueda del ADN primigenio para descifrar nuestro origen más remoto. Pero aún quedan muchísimas incógnitas por revelar.

África es el continente más tropical del mundo. Su inmensa mayoría se encuentra entre los trópicos de Cáncer y Capricornio. El sol es increíblemente intenso produciendo dolorosas quemaduras a quienes su piel no está acostumbrada.

La piel oscura de los africanos y otras poblaciones tropicales es una adaptación a la intensidad del sol. Como somos una especie de poco pelo, gran parte de nuestra superficie corporal está expuesta a los efectos abrasadores del sol.

Las quemaduras de sol son dolorosas y debilitantes, por eso la exposicion de la piel clara al sol tropical durante un tiempo prolongado puede producir cáncer de piel. La piel clara también permite que mucha radiación ultravioleta penetre en las capas más profundas de la piel y descomponga el acido fólico, lo que puede producir anemia e incluso dañar los fetos.

Cuando algunos de nuestros antepasados más remotos comenzaron a marcharse de los trópicos encontraron regiones con mucho menos luz ultravioleta y comenzó el proceso de adaptación a las nuevas condiciones climáticas.
 
Sin embargo, una cierta cantidad de rayos ultravioletas debe penetrar la piel para biosintetizar la vitamina D, una vitamina esencial que tiene que ser complementada con la dieta o sintetizada con el sol. Sin suficiente vitamina D, los niños de piel oscura caen enfermos de raquitismo, una seria enfermedad infantil en la que los huesos largos se deforman debido a un suministro inadecuado de calcio.
 
Por lo tanto, la Naturaleza provee de una maravillosa adaptación que algún discurso de la ideología racista, que sustenta que los europeos de piel más clara se sienta superiores a las personas de piel oscura de los trópicos.
 
Quizás esa suposición se deba a la correlación general entre la latitud y el nivel de desarrollo económico en los últimos milenios, en donde las personas de los trópicos han tendido a ser más pobres que los euroasiáticos, y los africanos han sido los más pobres entre los pobres.

La oficina de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas compone los índices de desarrollo de cada país en función de varios aspectos económicos y sociales. Para los más de 170 países considerados, aproximadamente 44 de los 54 países africanos se encuentran al final del ranking.

Queda ahora por parte de los etnólogos y genealogistas explicar por que algunos de nuestros más remotos antepasados salieron a “curiosear” mas allá del entorno geográfico original. Mientras tanto, otros permanecieron por milenios en el mismo lugar, ligados a una tierra pauperrima, con muy pocas excepciones, como se describe en la nota El panorama agricola de Africa. Esta caracteristica tuvo, sin dudas, implicancias en el desarrollo general.

Y finalmente: las conclusiones de las notas escritas entre 1980 y 1981, hace 30 años que se encuentran en la pagina de Archivo, siguen teniendo vigencia. A. 

Buenos Aires, Argentina. Octubre 2012.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Categoria

África, Angola, Regiones

Tags

, , ,