Publicado en:
Prensa Económica. No. 296, pag. 112. Octubre 2009. Buenos Aires, Argentina.

En el largo y arduo camino de la recuperación a recorrer se encuentran las importantes condiciones que comentáramos en Prensa Económica de abril pasado: la urgente necesidad de restablecer la confianza pública y del crédito, y lograrlas requiere tiempo.
En el terreno de la política económica, continúa la elaboración de nuevas regulaciones para evitar que se repita otra crisis de dimensiones globales como la actual. No es una tarea menor teniendo en cuenta el delicado equilibrio que desea conservarse entre las regulaciones y los incentivos necesarios a la inversión, pero imperiosamente necesarias.

El panorama inmediato no es halagüeño. La caída en la riqueza acumulada por la población, unida al alto nivel de endeudamiento de la misma, genera una fuerte contracción del consumo privado y un aumento del ahorro. El nivel de ahorro ya supera el 5% del ingreso disponible anual. Esto, comparado con menos del 1% de hace un par de años, indica que habrá un menor consumo. Incluso algunos analistas financieros estiman que llegará al 10%.

Este es un dato crítico para una economía en la cual el consumo personal representa el 70% del PBI. Un aumento del 1% de la tasa de ahorro, reduce el gasto agregado en unos 100 mil millones de dólares anuales, que debería ser compensado con inversiones, exportaciones, gastos públicos o una combinación de estos tres componentes para poder mantener el nivel del PBI.

Por otra parte, también el crédito esta muy restringido. Todo esto combinado con el alto porcentaje de desocupación, afecta seriamente el nivel de crecimiento de la economía. En este escenario, las empresas tampoco están motivadas a realizar inversiones para incrementar su capacidad instalada frente a un mercado que posiblemente no incrementara la demanda de sus productos y servicios. Si bien en el tercer trimestre del año en curso ha habido una razonable reposición de inventarios, el mercado no se muestra estable. Continúa abierta la brecha causada por un menor consumo y por la caída de la actividad en el sector de la construcción. No puede predecirse que vaya a haber una recuperación fuerte, sostenible y funcionando a pleno en los próximos cinco años.

Los medios de comunicación de Estados Unidos están comenzando a hablar de una “nueva normalidad” para referirse a la economía que surgirá después de la crisis y que no se parecerá a la que existió en los últimos treinta años. Los pronósticos indican crecimientos entre el 1.5 % y el 2.0 % anual y una desocupación del 7%, superior al 5%, habitual de las últimas décadas. Esto deprimirá los niveles de salario y de la actividad económica en general. La economía estará en un nuevo equilibrio, con mayor desocupación y estancamiento de los ingresos como resultado de un menor nivel de inversión y de consumo.

Ya han pasado nueve meses desde que el Congreso aprobó las medidas fiscales para reactivar la economía y el efecto positivo se evidencia en un aumento de la actividad productiva y el consumo aunque con dudas sobre su sostenimiento en el mediano plazo. Aunque mínimos, se están produciendo los cambios y se ha podido evitar una segunda Gran Depresión.

El país líder mundial ha mostrado en muchas oportunidades su capacidad de autocrítica, de reciclarse de sus propios errores políticos y ventilar los problemas ante la opinión pública, saliendo robustecido de ese ejercicio depurador. A ello se suma su enorme potencial físico. Acertadamente lo destaca Agustín Saavedra Weise el politólogo boliviano que fuera canciller de su país: “Estados Unidos tiene obvias ventajas geopolíticas y geoeconómicas frente al resto del mundo, sobre todo por la abundancia de recursos naturales, su constante renovación tecnológica y el extraordinario desarrollo de sus vías de comunicación. Veremos si dichas ventajas contrapesan en el mediano plazo al conjunto de imprudencias precipitantes de la crisis que hoy agobia a la superpotencia del norte con singular intensidad. El tiempo dará su veredicto”. A.

Virginia, Estados Unidos. Octubre 2009.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Categoria

Sin categoría

Tags

, , ,