untitled (4)

Donald Trump, podría ser acusado de cambiar de postura sobre varios asuntos, pero hay algo en lo que es notablemente consistente: la referencia a China y México como los causantes del deterioro económico y los salarios postergados de la población. De ahí el lema adoptado para los cuatro años de mandato que se iniciaron este mes: Make America great again. Y la de apelar al sentimiento nacionalista es una conocida herramienta populista ampliamente utilizada en todos los tiempos por los tiranos más sanguinarios.

Sin embargo, hasta ahora está cumpliendo con sus promesas de campaña, mostrando una fuerte tendencia hacia la Common Law inglesa basada en el sentido común como reflejo de las costumbres sociales

Refiriéndose a China, durante su campaña electoral no vaciló en mencionar que había “violado a nuestro país”, y que “está robando nuestros trabajos estadounidenses”. ¿Fue una violación, un robo, o una entrega voluntaria, beneficiosa, lucrativa, planeada, difundida y hasta impuesta por parte de la mayor potencia económica y estratégica del globo al resto del mundo? ¿No cabría preguntarse “que hicimos mal” como valientemente lo hizo el que fuera presidente de Costa Rica, Óscar Arias en 2009 cuando enfrentó a los presidentes latinoamericanos para que asumieran sus errores en lugar de culpar permanentemente de sus males a Estados Unidos?

Las herramientas del populismo son múltiples, variadas y mutantes y se fundamentan, principalmente en manipular a la población, dividir a la sociedad, acusar a otros de las propias culpas, y, muy lamentablemente, provocar el odio en la comunidad a través de la xenofobia, la religión, el racismo. Así lo lograron las grandes y largas tiranías del mundo, exaltando la idolatría del Estado, aprovechando los elementos de la propia democracia, potenciando el descontento de una clase media y trabajadora largamente postergada que no ha encontrado una adecuada respuesta a sus necesidades por parte de los políticos actuales http://www.apuntonews.com/con-la-estrategia-del-adversario/

Todo aquello que parecía estable para la convivencia de nuestras sociedades, está ahora en cuestionamiento. Los derechos y libertades alcanzados con tanto esfuerzo, aun con lucha y sangre en el siglo pasado, son denegados en diversas latitudes y están siendo cuestionados. En los próximos años asistiremos al debate entre el populismo y los ideales republicanos de mayor igualdad ante la ley y de una transparente justicia para todos.

Las instituciones republicanas del paladín de la justicia, ejemplo de gobernabilidad, adalid de las libertades individuales, líder de la libertad de expresión, deberán estar muy atentas para detectar los desvíos de los ideales democráticos por parte de los políticos gobernantes.

Mientras tanto, una prudente respuesta la dio Xi Jinping, el presidente de China, en su discurso en el foro de Davos de este mes: “Nadie gana en una guerra comercial”. Y el presidente de México, Enrique Peña Neto canceló el encuentro con Trump. Este gobierno recién comienza, queda mucho para ver. A.

Virginia, Estado Unidos. Enero 2017.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Categoria

Estados Unidos, Política

Tags

,